La elegancia del erizo, de Muriel Barbery

Hay libros que son vida; otros, filosofía de vida. Este es uno de ellos. Cada página, cada fragmento se convierte en una reflexión que no puedes pasar por alto. Dos historias, la de una portera y la de una niña rica. Dos mundos diferentes, dispares. Ambos confluyen en un único espacio, la calle Grenelle, 7. Allí, Renée nos irá descubriendo cómo es su vida, la de la portería y la otra, la que comparte a ratos con Manuela, con León. Allí, Paloma nos irá descubriendo su mundo, el de los ricos y el otro, el de una adolescente superdotada que todo lo cuestiona.

Vidas que convergen, al fin, con la llegada de Kakuro, un nuevo inquilino en un edificio eterno, de familias eternas, que no lo son ya. Entonces todo se mueve, se remueve, se altera. El vecindario quiere conocerle, saber de él. Pero solo hay dos invitadas a ese privilegio, Paloma y Renée. Ellas sí van a entrar, porque será él quien las una para siempre, quien les haga ver que en todo ese maremágnum de apariencias, de vanidades, de querer ser, existe un mundo, que es el de ellas dos.

Dos vidas que se convierten en tres y que, además, confluyen en una pasión, la literatura, la inteligencia, el savoir faire. Ninguno de estos protagonistas necesita del reconocimiento social; muy al contrario, prefieren vivir aislados, disfrutar de esa soledad que les ofrece “su diferencia”. Quién va a querer relacionarse con una portera, gruesa, entrada en años y sin estudios; quién va a querer compartir horas de charla con una niña pretenciosa que siempre pone en entredicho a los adultos. Nadie, excepto ellas dos, quizá ellos tres. “La elegancia del erizo: por fuera cubierto de púas, una verdadera fortaleza; por dentro, animalillos falsamente indolentes, tremendamente solitarios y terriblemente elegantes”.

En el edificio burgués de la calle Grenelle, dos mujeres se reencontrarán con la vida, con los pequeños placeres, con el dibujo de un mundo diferente al que ellas habitan. Nos mostrarán una filosofía de vida, de existencia, de los placeres efímeros; de ese tiempo que no se compra con dinero; de una forma de estar en el mundo, tan distinta de la que nos han establecido.

Este libro es, en sí mismo, un compendio filosófico sobre los humanos, sobre la vida, sobre qué hacer con ella, cómo vivirla y disfrutarla. Sin lugar a dudas, un libro que se queda contigo, que te obliga a estar, a no desaparecer entre sus líneas; que te invita a reflexionar, a seguir. Un libro divertido, fresco, no exento de filosofía… de la buena.


 
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2020 por Rosa Sanmartín. Creada con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now