Claves del mezclador 2

ENTREVISTAS

Rosa Sanmartín, escribir, entre pasión y reflexión

 

En esta novela de amor, según Rosa surgida en tiempos convulsos porque la redactó durante la pandemia, quiso investigar los mecanismos del dolor cuando se presenta una tragedia, tanto de quienes la viven de cerca como de los seres más próximos.

Agradecida -palabra que destaca a lo largo de la entrevista- por las bondades que le ha ofrecido la vida, Rosa intenta devolver su gratitud a través de la escritura y se entrega a escribir sobre personas menos afortunadas golpeadas por circunstancias adversas.

Partiendo de la observación precisa de la realidad, según Rosa germen de la buena literatura, crea unas sólidas tramas de gran impacto emocional en las que se desenvuelven personajes profundos. Añade además a la realidad su convicción de la escritura como ejercicio de salvación y siempre deja pequeñas rendijas de luz para sosiego tanto de sus personajes como de quien lee. Claro que el recorrido hacia la salvación o hacia la luz no está exento de sobresaltos, y es que Rosa conoce a fondo las técnicas teatrales y su prosa precisa se beneficia de su hábil manejo del diálogo.

Con voz pausada, Rosa ha logrado transmitir su humanismo bondadoso y la pasión reflexiva con la que aborda la literatura y que transmite en los talleres de escritura creativa, uno de ellos en la Universitat Jaume I, donde desvela secretos y normas imprescindibles a la hora de escribir. Esas mismas reglas que, afirma, adora saltarse.

Rosa Sanmartín siempre ha vivido vinculada a la literatura. No busca la fama. Sabe que el dinero es difícil que llegue si las grandes editoriales no apuestan por ella. Tampoco pretende impresionar construyendo frases bonitas que queden para la posteridad. Ella escribe porque lo necesita como necesita respirar, porque al crear sus personajes vive sus vidas, porque tiene muchas historias que contar y muchas lacras que denunciar. Es una autora sincera, honesta, y muy cercana. Y es valiente. ¿Queréis conocerla?