• Roseta

Deseos

Dicen que el final de año sirve para hacer balance, para pensar en el futuro, para pedir deseos. Mi único deseo en este instante es que sigamos manteniendo nuestro amor por la literatura, por las letras, y por el oficio de la escritura. Difícil en estos tiempos (también en los anteriores, no creáis). Por eso, si hay algo que os pido (más que un deseo en sí mismo es una petición) es que no abandonéis a esas pequeñas editoriales, a ese sector que apoya a los autores noveles, a esos que acabamos de empezar y a los que nadie, excepto ellos, aceptaría en su listado de autoras. Así que si tenéis que pedir algún regalo a los reyes (a los de vuestra casa o a los otros) que sea un libro, una lectura que os llevará a otro lugar, que os hará vivir aventuras, experiencias, os alejará, en muchos momentos, de esa realidad que se perpetua en las televisiones. Si hay algo que sólo los lectores podemos hacer es seguir leyendo, hacer una pequeña apuesta por los pequeños autores (también por los grandes, que de ellos se aprende; pero este año… anda, que sea por los más pequeñines), por las pequeñas editoriales. Y no os olvidéis de los autopublicados. Parece que ellos no creen literatura, aunque lo hacen, y muy bien. Este año he podido descubrir autores geniales que han decidido lanzarse a este mundo por cuenta propia. A ellos hay que leerles, y descubrir que también son literatura, son escritores y escritoras que dedican su tiempo a crear historias para que nosotros, desde nuestro sofá, nuestra cama, y acompañados por nuestro café, vivamos una aventura que jamás pudimos imaginar.

Animaos por nuestra literatura. La de cualquiera de los compañeros y compañeras que un día decidimos, a saber por qué, ser contadores de historias.

Cuando la vida te alcance está disponible en www.nowestore.com Pero si os apetece tenerlo firmado, podéis pedírmelo por correo electrónico y os lo envío con un beso enorme por creer en mí y en Helena Sabater.



4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo