• Roseta

CUANDO LA VIDA TE ALCANCE

Esta noche tenía ganas de recordar a Helena Sabater. Ella anda sola, camina por hogares y en algunos, se queda más tiempo, porque le gusta el olor que se desprende de unas manos lectoras. Yo, en cambio, la echo de menos. Ya no nos sentamos una frente a la otra, ya no le grito desde el otro lado de la pantalla para que vaya con cuidado. Así que, en esta noche, me apetecía traerla a mi memoria y recordar que

hubo un tiempo en el que compartimos vidas, como aquel sábado que nos fuimos juntas a la playa de nuestra infancia.


"Había muchas cosas que Helena recordaba de esa época; el olor a mar por la mañana o el olor a salitre que recorría todo lo ancha que era aquella zona costera. En su memoria se aparecía también el viento de montaña, casi primaveral, que rozaba su cara cuando alguna mañana despertaba antes de lo previsto y acompañaba a la abuela con su bicicleta a comprar al supermercado que estaba al otro lado del pueblo. Recordaba ese viento, que no era frío, aunque refrescara lo suficiente como para poder aspirarlo profundamente y enfriar los pulmones. Pero sobre todo, Helena recordaba de esos años las dunas de la arena, cuya ascensión significaba llegar al paraíso en el que una playa, entonces casi virgen, se abría ante sus ojos. Muchos fueron los días que Helena, acompañada de sus amigos, había apoyado su espalda contra ellas y se había dejado acariciar por la arena de la tarde, mientras las primeras miradas furtivas, los primeros besos y los primeros amores hacían su entrada".

¿Conoces a Helena Sabater?



 
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2020 por Rosa Sanmartín. Creada con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now