top of page
  • Roseta

Día de las librerías

Hoy es el día de las librerías. Sin querer, al ver tantas publicaciones, he pensado desde cuándo visito estos lugares. Mi memoria me ha llevado a la infancia, quizá siete u ocho años. Detrás de mi casa había una librería papelería donde acudía casi cada semana. Me acuerdo perfectamente de los finales de curso; entonces, mientras esperaba el día en que me iría a la playa con mis abuelos, pasaba por aquel lugar y compraba unos cuantos libros. La memoria siempre trae recuerdos. Y me he visto pidiéndole opinión sobre algo que pudiera leer, pero para algo más mayor, que los de mi edad son muy cortos. Aquella señora alta me mostró unos cuantos que me llevé en mi bolsa de vacaciones. Después, me he acordado de una escena mía, con mi abuela en la cocina, leyéndole uno de esos libros. Un agujero en la alambrada. Sí, también soy capaz de ver el libro entre mis manos. El cerebro siempre te trae recuerdos.

Estuve yendo allí hasta que cerraron, pese a que ya no vivía en la misma población. Porque, aunque no lo parezca, las librerías de barrio son lugares a los que volver; espacios donde compartir un trozo de tu vida. Personas con las que compartir y con las que leer.

¡Gracias por estar siempre ahí! Y, sobre todo, por traernos recuerdos tan maravillosos como los que hoy, sin querer, se han venido a la memoria.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page